Los espacios verdes en el sector urbano son de suma importancia para mantener el paisaje natural entre edificaciones y autos, sin embargo, hablamos de un paisaje artificial, construido con normas y especificaciones de un área verde sostenible y amigable al uso humano. Sin embargo hoy en día las áreas verdes, se implementan con flora ajena al suelo y entorno que ocupan, puesto que en las ciudades la implementación de áreas verdes ha abierto una competencia por la cromática y el diseño que pueden obtener, obviamente esto a nivel mundial se lo ha obtenido gracias a la recopilación e introducción de diversas plantas no nativas que muchas veces no cumplen el papel de su función descontaminante que deberían desempeñar estas áreas con respecto al cambio climático y no a la estética.

Control de contaminación.

Disipan la polución del aire, amortiguan los ruidos, protegen el agua, la fauna u otras plantas, controlan la luz solar y artificial.

Reguladores de Clima.

Las áreas vegetadas tienen un potente efecto regulador sobre el clima, modificando la temperatura, el viento, la humedad y la evapotranspiración.

Control de la erosión y estabilización de taludes.

Los árboles dependiendo de las características de sus raíces (profundidad, extensión, dimensiones, etc.) cumplen un papel importante en la estabilización de taludes y prevención de deslizamientos.

Disminución de la exposición de los suelos

a los efectos del agua tanto por el impacto vertical (lluvia) como por arrastre (escorrentía) minimizando la erosión.

Protección de cuencas y cuerpos de agua.

La presencia de vegetación, en la medida en la cual se asocia a cuerpos de agua, además de adicionar belleza escénica protege y estabiliza las orillas, y dependiendo de su ubicación y cantidad, contribuye a la regulación del ciclo hídrico.

Topofilia Revista de Arquitectura, Urbanismo y Ciencias Sociales Centro de Estudios de América del Norte, El Colegio de Sonora Vol. IV Número 1, Enero 2013